Opinión

Sector eléctrico: el desastre continúa

Todas las figuras contenidas en este artículo, han sido elaboradas con los datos obtenidos de Informe de Desempeño del Sector Eléctrico Septiembre 2021, publicado por el Ministerio de Energía y Minas.

Figura 1. PÉRDIDAS TOTALES DISTRIBUIDORAS SEPTIEMBRE 2020 VS 2021 

Figura 2. PÉRDIDAS TOTALES EDENORTE, EDESUR, EDEESTE SEPTIEMBRE 2020 VS 2021

Publicaciones relacionadas

Figura 3. PÉRDIDAS TOTALES DISTRIBUIDORAS JUNIO -SEPTIEMBRE 2021

En septiembre 2021, las pérdidas totales de las tres (3) distribuidoras (energía comprada a los generadores versus energía cobrada a los clientes), aumentaron alrededor de un trece por ciento (13%), con relación a Septiembre 2020, tal y como se indica en la Figura 1, cuando las expectativas eran de que disminuyeran.

De acuerdo con la Figura 2, Edeeste sigue siendo la peor distribuidora, con pérdidas totales alrededor del cincuenta y cinco por ciento (55%) en septiembre 2021, mientras las pérdidas totales en Edenorte y Edesur, se sitúan en alrededor de un veintisiete por ciento (27%) y un treinta y un porciento (31%), respectivamente.

Entre junio y septiembre del 2021, las pérdidas totales de las distribuidoras han ido en constante y permanente aumento, según se muestra en la Figura 3.

Las pérdidas de las distribuidoras aumentan, a pesar de la promesa del Ministro de Energía y Minas de que las mismas se reducirían, indicando que “mucha gente ha hecho señalamientos, incluso alarmantes, sobre las pérdidas del sector eléctrico, pero están exagerando. Resaltó que las pérdidas eléctricas durante el gobierno de Luis Abinader se han controlado o reducido en relación a trimestres anteriores. No hay fundamento a la alarma cuando se dice que hay un deterioro del sector y que se ha agravado la crisis financiera del sector eléctrico (https://hoy.com.do/ministro-almonte-promete-se-reduciran-perdidas-ede/)”.

Para hablar mentiras y comer pescado, hay que tener mucho cuidado.

El desastre y proceso de involución en las distribuidoras continua.

Figura 4. GASTO EN NOMINA DISTRIBUIDORAS ENERO-2020 VS 2021 (MILLONES DE DOLARES3

El gasto en nómina de las tres (3) distribuidoras, en el periodo Enero-Septiembre 2021, aumentó alrededor de un siete por ciento (7%), con relación al periodo Enero-Septiembre 2020, tal y como se indica en la Figura 4, cuando lo que debió ocurrir era que disminuyeran.

Este incremento en el gasto en nómina en el orden de unos cinco (5) millones de dólares, para el periodo Enero-Septiembre 2021 en comparación con el periodo Enero-Septiembre 2020, ocurre a pesar de que la cantidad de empleados en las distribuidoras, paso de unos ocho mil quinientos ochenta y ocho (8,588), en Septiembre 2020, a unos siete mil seiscientos quince (7,615), en Septiembre 2021, para una disminución de unos novecientos sesenta y tres (973) empleados.

Según el Estudio de Tarifa técnica realizado en Julio del 2016 por la empresa chilena INECON, las tres (3) distribuidoras, para operar y gestionar las empresas de manera eficiente, solo necesitan unos mil ochocientos treinta y cuatro (1,834).

Esto significa, que en la actualidad, las tres (3) distribuidoras operan con una cantidad de empleados que más de cuatro (4) veces mayor que lo que requieren, para gestionar las empresas de manera eficiente.

¿Es esta la eficiencia y racionalidad prometida por el CAMBIO?

El hecho de que a pesar de que la cantidad de empleados disminuyera y aumentara el gasto en la nómina, indica que se ha producido un incremento importante en salarios que devengan los nuevos incumbentes de las distribuidoras. Para muestra, el botón de las cifras que figuran en el Cuadro 1, tomadas de un reportaje periodístico publicado recientemente (https://eldinero.com.do/173904/estos-son-los-puestos-del-estado-que-pagan-los-mas-altos-salarios/).

Hay que puntualizar y precisar, que los niveles de salarios y compensaciones económicas que figuran en el Cuadro 1, fueron autorizadas, o en su defecto ratificadas, por el Conejo Unificado de las distribuidoras, presidido por el Ministro de Energía y Minas, a sabiendas del nivel de deterioro económico y financiero, de las altas pérdidas, del exceso de empleomanía y gastos corrientes de las tres (3) distribuidoras. En otras palabras, empresas técnicamente quebradas desde el punto de vista económico y financiero.

El Consejo Unificado, que se suponía introducir la racionalidad en los gastos y austeridad, ha realizado todo lo contrario pues los gastos en nómina en las distribuidoras han aumentado, a pesar de la reducción marginal de empleados.  El Conejo Unificado, en cambio, legisló para su propio beneficio económico, mientras a la población se le otorga la compensación de un aumento brutal en la tarifa eléctrica, que afectara a los que menos tienen y pueden, para beneficiar a los que más pueden y tienen. ¿Es esto el CAMBIO prometido?

¿Cómo es posible que empresas quebradas, le otorguen esos niveles de compensaciones económicas a sus ejecutivos, si las mismas necesitan el auxilio del gobierno todos los meses, con subsidios que se sitúan en el orden de los mil millones de dólares?

¿Cómo se puede otorgar compensaciones económicas a funcionarios, cuya gestión deja mucho que desear, ya que según las cifras oficiales, estamos en un proceso de retroceso, de involución en las distribuidoras?

¿Cómo es posible que EDEESTE, con un nivel de pérdidas totales, en Septiembre 2021 alrededor del cincuenta y cinco por ciento (55%), este pagando ese nivel de salarios y compensaciones económicas, al Administrador y miembros del Consejo Unificado? ¿Cuál es el criterio para premiar la ineficiencia y pésima gestión con esos niveles de salarios y compensaciones económicas? Lo mismo aplica para EDENORTE.

Hay que hacer mención especial al Administrador de EDESUR, Milton Morrison, quien públicamente rechazó y renunció a las compensaciones económicas que le asignó o ratificó el Consejo Unificado de las distribuidoras, encabezado por el Ministro de Energía y Minas.

Lo que uno esperaba, es que en el gobierno del CAMBIO, la racionalidad y austeridad se impusiera en el sector eléctrico y no de que se ratificaran y aumentaran, compensaciones económicas a los funcionarios, que no tienen ninguna sustentación, ya que so empresas técnica, económica y financieramente quebradas. En este caso se aplicó la frase, de mantener lo que estaba mal hecho y lo que nosotros (PRM) criticaba desde la oposición. En otras palabras, LO QUE NOS CONVIENE, SE MANTIENE.

Aumentando el gasto corriente en nómina de las distribuidoras, se hace todo lo contrario a lo que se debía de hacer Equivale a tratar de apagar un fuego con gasolina.

Todo lo expuesto anteriormente, confirma, que en el sector eléctrico, el retroceso continua.

Figura 5. GASTOS OPERATIVOS DISTRIBUIDORAS ENERO-SEPTIEMBRE 2020 VS 2021 (MILLONES DE DOLARES)

Los gastos operativos de las tres (3) distribuidoras, en el periodo Enero-Septiembre 2021, aumentaron alrededor de un dos por ciento (2%), con relación al periodo Enero-Septiembre 2020, tal y como se indica en la Figura 5, cuando lo correcto era que disminuyeran.

Prácticamente a más de quince (15) meses de gestión, las actuales autoridades, no han realizado ninguna compra importante relacionada con los materiales (cables, herrajes, etc.) y contadores, que se necesitan para la operatividad diaria de las autoridades y poder atender situaciones como reemplazo de contadores por averías, fraude, etc.

Esto está ocasionando que las distribuidoras, ante la escasez de contadores para atender las necesidades de operación del día a día, cuando un contador se daña, por las razones que fuese, se ven imposibilitados a instalar un nuevo contador de reemplazo por carecer de los mismos.

Esta situación ocasiona, que un cliente cuyo consumo era medido en el pasado, por negligencia e irresponsabilidad de las autoridades competentes, al averiarse su contador, las distribuidoras se ven en la necesidad de conectarlo directo, sin medición, con lo cual las pérdidas de energía de las distribuidoras aumentan, incrementándose el déficit en flujo de caja (ingresos menos gastos o egresos) de las mismas.

Si las autoridades competentes y responsables, hubieran comprado los materiales correspondientes para la operatividad diaria de las distribuidoras, el incremento en los gastos operativos con relación al mismo periodo del 2020, hubiera sido mayor y en consecuencial el déficit en flujo de caja (ingresos menos gastos o egresos) de las distribuidoras en el mismo periodo con relación al anterior del 2020, hubiera aumentado de manera significativa.

Aumentando el gasto operativo de las distribuidoras, se hace todo lo contrario a lo que se debía de hacer Equivale a tratar de apagar un fuego con gasolina.

En la actualidad, los gastos operativos de las distribuidoras representan alrededor del veinticuatro por ciento (24%) de los ingresos de esas empresas, 2.4 veces mayor que la exigencia del actual Ministro de Energía y Minas, del actual Vicepresidente Ejecutivo del Consejo Unificado de las Distribuidoras y a la vez, Administrador de Edeeste y del PRM en el 2019 cuando exigió en un documento público, que para firmar el Pacto Eléctrico en el 2019,  había que cumplir primero, entre otros nueve (9) puntos exigidos, que debía establecerse y firmarse “el  compromiso de no realizar aumento de tarifas hasta tanto las distribuidoras apliquen su reducción de gastos operativos al 10% de sus ingresos” (https://www.diariolibre.com/economia/el-prm-no-acudira-a-la-firma-del-pacto-electrico-BB12133893).

Llevar los gastos operativos a que representen el diez por ciento (10%) de los ingresos de las distribuidoras, significa eliminar alrededor de doscientos (200) millones de dólares de gastos innecesarios en los cuales incurren en la actualidad las distribuidoras. ¿Por qué no reducir los gastos operativos en general, incluyendo el gasto en nómina? En la actualidad, ambos gastos en lugar de disminuir, aumentan.

El Pacto Eléctrico firmado por el Gobierno y la cúpula empresarial establece la reducción drástica del excesivo gasto corriente, altas pérdidas de las distribuidoras, así como una gestión eficiente y racional. Esa parte del Pacto, al parecer los funcionarios no la han leído y/o no se han percatado de su existencia y/o no la han entendido ni asimilado, ni puesto en práctica, a pesar de haber firmado el referido documento, ya que en más de quince (15) meses de gestión, la mayoría de los indicadores de desempeño de las distribuidoras han retrocedido, sufriendo un proceso involutivo.

¿Por qué no se implementa y aplica primero, la parte del Pacto Eléctrico que establece la reducción drástica del excesivo gasto corriente y altas pérdidas con que operan las distribuidoras en la actualidad, implementando una gestión eficiente, racional, la cual es totalmente contraria y opuesta, a las practicas implementadas y ejecutadas durante los primeros quince (15) meses de gestión de las actuales autoridades del sector eléctrico, donde prácticamente todos los indicadores de desempeño y gestión de las distribuidoras han experimentado un retroceso e involución?.

No existe un compromiso serio de las actuales autoridades del sector eléctrico, de reducir el exceso de gastos corrientes que representa alrededor de doscientos (200) millones de dólares anuales.

Esto ratifica, que en el sector eléctrico, la reversa es el CAMBIO.

Figura 6. INVERSIONES EN REDUCCION DE PERDIDAS DISTRIBUIDORAS. ENERO-SEPTIEMBRE 2020 VS 2021.  (MILLONES DE DOLARES)

En el periodo Enero-Septiembre 2021, las inversiones totales en programas y proyectos de reducción de pérdidas en las tres (3) distribuidoras, disminuyeron en unos setenta y ocho (78) millones de dólares, con relación al periodo Enero-Septiembre 2020, lo que equivale a una disminución de alrededor de un cincuenta y tres por ciento (53%), tal y como se indica en la Figura 6.

Para poder reducir las altas pérdidas de las tres (3) distribuidoras, se necesita realizar cuantiosas inversiones en programas y proyectos de reducción de pérdidas.

Reduciendo las inversiones en programas y proyectos de reducción de pérdidas de las distribuidoras, se hace todo lo contrario a lo que se debía de hacer Equivale a tratar de apagar un fuego con gasolina.

Si en la presente gestión de gobierno, las inversiones en programas y proyectos de reducción de pérdidas hubieran sido iguales o mayores a las realizadas en el mismo periodo Enero-Septiembre del 2020, el incremento en el déficit en flujo de caja de las distribuidoras (ingresos menos egresos o gastos), con relación al mismo periodo del 2020, hubiera sido mayor de manera significativa e importante.

No existe un compromiso serio de las actuales autoridades del sector eléctrico, de reducir las altas pérdidas de las distribuidoras, ya que en los hechos, lo que han estado ejecutando, es una reducción drástica del gasto en inversión en programas y proyectos de reducción de pérdidas, con lo cual se pone en práctica una política y acción totalmente contraria a la meta de reducir drásticamente las altas pérdidas de las distribuidoras.

El proceso de deterioro en las distribuidoras continua.

Figura 7. DEFICIT FLUJO DE CAJA DISTRIBUIDORAS. ENERO-SEPTIEMBRE 2020 VS 2021. (MILLONES DE DOLARES)

El déficit en flujo de caja de las tres (3) distribuidoras (ingresos menos egresos o gastos), en el periodo Enero-Septiembre 2021, aumentó en unos ochenta y dos (82) millones de dólares, con relación al periodo Enero-Septiembre 2020, lo que equivale a un aumento de alrededor de un trece por ciento (13%), tal y como se indica en la Figura 7.

Además de la pésima, deficiente gestión y del exceso de empleomanía y gastos corrientes, una de las causas que influye en el incremento del déficit en flujo de caja de las distribuidoras en los primeros nueve (9) meses del 2021, con relación al mismo periodo del 2020, es el traspaso ilegal realizado por el Consejo Unificado de las Distribuidoras, presidido por el Ministro de Energía y Minas, con la complicidad de la Superintendencia de Electricidad (SIE) y de su Consejo de Dirección, presidido por el Superintendente, de más de treinta y ocho (38) contratos grado a grado firmados por la CDEEE con generadores privados, contratos que en Febrero del 2019, el hoy Ministro de Energía y Minas, acuso al antiguo administrador de la CDEEE de “suscribir contratos de compra de energía de grado a grado, en “abierta violación a la Ley General de Electricidad”, exigiendo “eliminar contratos grado a grado.”(https://www.diariolibre.com/economia/el-prm-no-acudira-a-la-firma-del-pacto-electrico-BB12133893).

Todos esos contratos, traspasados a las distribuidoras, ilegalmente por el Consejo Unificado de las Distribuidoras, presidido por el Ministro de Energía y Minas, con la complicidad del Vicepresidente Ejecutivo de dicho Consejo, de la SIE y de su Consejo de Dirección, presidido por el Superintendente, violan dos (2) veces el Articulo 110 de la Ley General de Electricidad, 125-01, ya que dicho articulado establece, que las distribuidoras solo podrán suscribir contratos de compra de energía con generadores, que sean fruto de licitaciones públicas supervisadas por la Superintendencia de Electricidad (SIE).

Todos los contratos traspasados ilegalmente a las distribuidoras, por el Consejo Unificado de las Distribuidoras, presidido por el Ministro de Energía y Minas, con la complicidad del Vicepresidente Ejecutivo de dicho Consejo, de la SIE y de su Consejo de Dirección, presidido por el Superintendente, no fueron el fruto de licitaciones públicas supervisadas por la SIE, sino que los mismos fueron otorgados grado a grado, hecho que fue calificado en el 2019, por el hoy Ministro de Energía y Minas y por el Vicepresidente Ejecutivo del Consejo Unificado de las Distribuidoras, como un acto violatorio a la Ley General de Electricidad, exigiendo su cancelación inmediata.

En adición, todos esos contratos, traspasados ilegalmente a las distribuidoras por el Consejo Unificado de las Distribuidoras, presidido por el Ministro de Energía y Minas, con la complicidad del Vicepresidente Ejecutivo de dicho Consejo, de la SIE y de su Consejo de Dirección, presidido por el Superintendente, venden la electricidad a un precio superior al que las distribuidoras compran dicha energía en el mercado spot. Existe un contrato de energía solar, firmado en el 2011, cuyo precio de venta de la electricidad se sitúa en el orden de los veinte (20) centavos de dólar por kilovatio hora, mientras las distribuidoras compran la energía en el mercado spot a precios muy inferiores. Esta situación ilegal, aumenta sensiblemente el déficit de flujo de caja de las distribuidoras.

Adicionalmente, el traspaso ilegal de todos los contratos a las distribuidoras, realizado por el Consejo Unificado de las Distribuidoras, presidido por el Ministro de Energía y Minas, con la complicidad del Vicepresidente Ejecutivo de dicho Consejo, de la SIE y de su Consejo de Dirección, presidido por el Superintendente, violan la Ley General de Electricidad 125-01, también en su Articulo 110, ya que las distribuidoras están sobre contratadas, lo que significa que tienen bajo contrato, una potencia mayor que sus respectivas demandas, cuando la Ley específica de manera clara y especifica, que solo pueden tener bajo contratos fruto de licitaciones públicas supervisadas por la SIE, hasta el 80% de sus respectivas demandas.

Este hecho ilegal, está ocasionando y provocando, la insólita situación, nunca antes vista en el mercado eléctrico dominicano, en donde las distribuidoras, quienes están llamadas a comprar electricidad, debido a la sobre contratación que viola la Ley General de Electricidad, 125-01, que ha impuesto el Consejo Unificado de las Distribuidoras, presidido por el Ministro de Energía y Minas, se han visto obligadas a vender el exceso de energía contratada, por imposición de dicho Consejo Unificado, a un precio más bajo que el precio a que compran dicha energía, a través de los contratos ilegales, impuestos por el Consejo Unificado de las Distribuidoras, presidido por el Ministro de Energía y Minas. Este hecho insólito, violatorio de manera flagrante e intencional, de la Ley General de Electricidad,125-01, por supuesto, aumenta el déficit en flujo de caja de las distribuidoras.

Hay que resaltar que todos los integrantes del Consejo Unificado de las Distribuidoras, incluyendo su presidente, el Ministro de Energía y Minas y el Vicepresidente Ejecutivo de dicho Consejo, así como todos los miembros del Consejo de Dirección de la Superintendencia de Electricidad (SIE), presidido por el Superintendente de Electricidad, juraron cumplir y hacer cumplir las leyes en general y en particular, la Ley General de Electricidad 125-01 y en cambio, son los primeros que la violan, de una manera flagrante y descarada, ocasionando graves perjuicios económicos a las distribuidoras. ¿Cómo calificar este hecho insólito?

Si en la presente gestión de gobierno, se hubieran realizado las inversiones para la compra de materiales para la operatividad diaria de las distribuidoras y las inversiones correspondientes, en programas y proyectos de reducción de pérdidas hubieran sido iguales o mayores a las realizadas en el mismo periodo Enero-Septiembre del 2020, el incremento en el déficit en flujo de caja de las distribuidoras (ingresos menos egresos o gastos), en el 2021, con relación al mismo periodo del 2020, hubiera sido mayor de manera significativa e importante.

Aumentando el déficit de flujo de caja de las distribuidoras, se hace todo lo contrario a lo que se debía de hacer Equivale a tratar de apagar un fuego con gasolina.

Esto confirma, que el desastre en las distribuidoras sigue creciendo.

Figura 8. DEFICIT FLUJO DE CAJA DISTRIBUIDORAS 2021 (MILLONES DE DOLARES)

El déficit en flujo de caja de las tres (3) distribuidoras (ingresos menos egresos o gastos), ha ido en aumento mes tras mes, tal y como se indica en la Figura 8.

Aumentando el déficit de flujo de caja de las distribuidoras, se hace todo lo contrario a lo que se debía de hacer Equivale a tratar de apagar un fuego con gasolina.

Esto es otra evidencia y confirmación, de la pésima gestión, del exceso de pérdidas, empleomanía y gastos corrientes que existe, persiste y va creciendo, en las distribuidoras.

Figura 9. DEFICIT FLUJO DE CAJA DISTRIBUIDORAS PROYECCION 2021 VS 2020. (MILLONES DE DOLARES)

Figura 10. DEFICIT FLUJO DE CAJA DISTRIBUIDORAS PROYECCION 2021. (MILLONES DE DOLARES)

De acuerdo con el Ministro de Energía u Minas, según declaraciones públicas ofrecidas el 14 de Septiembre del 2021, “que según las proyecciones, el déficit de flujo de caja podría terminar este año en cerca de US$700 millones. (https://hoy.com.do/ministro-almonte-promete-se-reduciran-perdidas-ede/)”.

Para el mes de Septiembre del 2021, el déficit en flujo de caja acumulado de las distribuidoras, Enero-Septiembre, se situaba en setecientos veintinueve (729) millones de dólares.

Según el Vicepresidente Ejecutivo del Consejo Unificado de las Distribuidoras, quien además es el Administrador de EDEESTE, el subsidio al sector eléctrico en el 2021, se proyecta que subirá a unos novecientos (900) millones de dólares, aumento que tanto el, como el Ministro de Energía y Minas, atribuyen al alza de los combustibles utilizados para producir electricidad (https://eldia.com.do/subsidio-electrico-sobrepasa-estimaciones-de-este-ano/).

La Figura 9 y la Figura 10, las cuales muestran las proyecciones del déficit en flujo de caja (ingresos menos egresos o gastos), para el 2021, según los déficits de flujo de caja de las distribuidoras, ocurridos en los periodos Enero-Mayo, Enero-Junio, Enero-Julio 2021 y Enero-Septiembre 2021, es el mayor, claro, preciso, categórico y contundente desmentido a las afirmaciones, tanto del Vicepresidente Ejecutivo del Consejo Unificado de las Distribuidoras, quien además es el Administrador de EDEESTE como las del Ministro de Energía y Minas, ya que desde mucho antes de que se produjeran las alzas en los combustibles, la proyección del déficit del flujo de caja de las tres (3) distribuidoras, para el 2021, venia en aumento sostenido, sistemático y constante, situándose siempre en el orden de los novecientos (900) millones de dólares o más, tal y como se evidencia en la Figura 9.

Para el 2021, el subsidio consignado en el presupuesto original el cual fue aumentado en el presupuesto complementario, a ser transferido al sector eléctrico, es de unos cincuenta y nueve mil (59,000) millones de pesos, equivalentes a unos mil (1,000) millones de dólares y todo luce indicar, que con la tendencia de aumento creciente del déficit en flujo de caja de las distribuidoras, esa cifra será superada con creces en el 2021.

Aumentando el déficit anual de flujo de caja de las distribuidoras, se hace todo lo contrario a lo que se debía de hacer para resolver el desastre de gestión y financiero del sector eléctrico. Equivale a tratar de apagar un fuego con gasolina.

Para el 2021, es más que obvio y evidente, que el déficit en flujo de caja de las distribuidoras, superara con creces, la barrera de los mil (1,000) millones de dólares, a pesar de que el Ministro de Energía y Minas, según declaraciones públicas ofrecidas el 14 de Septiembre del 2021, “que según las proyecciones, el déficit de flujo de caja podría terminar este año en cerca de US$700 millones. (https://hoy.com.do/ministro-almonte-promete-se-reduciran-perdidas-ede/) ”. Ya en Septiembre 2021, se habían producido las alzas de los combustibles.

EPILOGO

Los resultados de la gestión de más de quince (15) meses de las actuales autoridades en el sector eléctrico, tal y como queda evidenciado y demostrado a lo largo del presente artículo, sustentado en las cifras y datos oficiales publicados por las autoridades competentes, han ocasionado, que las distribuidoras experimenten, un aumento de las pérdidas, un aumento de los gastos corrientes, una disminución en las inversiones para programas y proyectos de reducción de pérdidas y un aumento del déficit en flujo de caja de las distribuidoras. Sin lugar a duda, un verdadero retraso, involución y desastre.

Recientemente, el Director Ejecutivo de la Dirección General de Alianzas Público-Privadas (DGAPP), declaro que el gobierno entregara al sector privado la operación y gestión de las distribuidoras, bajo la excusa de que “las pérdidas en las distribuido­ras no bajan, porque no hay una gestión eficiente (https://listindiario.com/la-republica/2021/11/26/698429/las-edes-seran-gestionadas-por-el-sector-privado).

La declaración pública del Director Ejecutivo de la Dirección General de Alianzas Público-Privadas (DGAPP), “de que “las pérdidas en las distribuido­ras no bajan, porque no hay una gestión eficiente” es un reconocimiento y admisión explicita del gobierno, de que la actual gestión del sector eléctrico, encabezada desde el 17 de Agosto del 2020, por Antonio Almonte, Andrés Astacio y George Reinoso, ha sido un fracaso rotundo, contundente, total, estrepitoso y absoluto, constituyéndose el fracaso de la actual gestión, en la excusa perfecta utilizada, para entregar la gestión y administración de las distribuidoras al sector privado, ya que según las palabras del Director Ejecutivo de la DGAPP, en la actuación de las actuales autoridades, “no hay una gestión eficiente” y de que “las pérdidas no bajan”, tal y como queda comprobado y corroborado, con las cifras oficiales publicadas por el Ministerio de Energía y Minas.

La desastrosa y pésima gestión de las actuales autoridades del sector eléctrico, desde el 17 de Agosto del 2020 hasta la fecha, ha dado pie a la excusa perfecta, que viene como anillo al dedo, para justificar y defender el traspaso de la operación, administración y gestión de las distribuidoras al sector privado.

Anteriormente, el mismo gobierno había admitido implícitamente, el fracaso rotundo, total y absoluto, del equipo nombrado para administrar y gestionar a la Central Termoeléctrica Punta Catalina, equipo en el que participan prácticamente las mismas personas que dirigen la parte ejecutiva del sector eléctrico, cuando promulgó el Decreto 538-21, de fecha Septiembre 3 2021, mediante el cual se crea el Fideicomiso Publico de la Central Termoeléctrica Punta Catalina.

Definitivamente, en el sector eléctrico el desastre, la involución, continúa y la reversa es el cambio

Fuente: Acento

Deja tu comentario:

Botón volver arriba