Salud

Qué es la endometriosis

La endometriosis es una condición común en las mujeres. Se presenta cuando un tejido similar al que naturalmente recubre el útero crece fuera de éste.

Este tejido invasor puede aparecer con más frecuencia en los ovarios, las Trompas de Falopio, los tejidos que sostienen el útero y la superficie externa del ovario.

Sin embargo, no es inusual que se presente en la vagina, el cuello del útero, la vulva, y los intestinos, vejiga y recto.

Rara vez se diagnostica en otras partes del cuerpo como pulmones o cerebro.

Se la considera una enfermedad inflamatoria crónica.

Incidencia

En los Estados Unidos, unas 6 millones de mujeres de entre 15 y 44 años (el 11%) presentan endometriosis, y los casos aumentan entre los 30 y 40.

A nivel mundial, se reproduce casi el mismo porcentaje: el 10% de las mujeres en esa franja de edad pueden tener endometriosis, es decir cerca de 176 millones.

Se trata de una condición que puede dificultar lograr el embarazo. De hecho, del 20 al 50% de las mujeres con dificultades para concebir tiene endometriosis.

Aunque no es una afección hereditaria, sí existe un mayor riesgo si miembros de la familia padecen o han padecido endometriosis.

Estás en mayor riesgo si:

  • No tienes hijos
  • Tus períodos menstruales duran más de siete días
  • Tienes ciclos menstruales cortos (menos de 27 días)
  • Tienes un familiar (madre, tía, hermana) con endometriosis
  • Tienes un problema de salud que te impide tener un flujo normal de la sangre menstrual durante el período.

Síntomas

El principal síntoma de la endometriosis es el dolor intenso. Las mujeres que la padecen sufren de dolores fuertes, que se pueden manifestar de las siguientes formas:

  • Cólicos menstruales muy dolorosos, que suelen empeorar con el paso del tiempo.
  • Dolor lumbar (en la parte baja de la espalda) y en la pelvis, que persiste en el tiempo hasta definirse como crónico.
  • Dolor durante y después de mantener una relación sexual.
  • Deposiciones dolorosas
  • Dolor al orinar (rara vez ocurre, pero puede aparecer sangrado)

Pérdidas entre ciclos menstruales

Infertilidad

Problemas digestivos como malestar estomacal, diarrea y náuseas, especialmente durate las menstruaciones.

Según explica el sitio del gobierno de los Estados Unidos WomensHealth.gov, el crecimiento del tejido endometrial es benigno (no cancerígeno). Pero igual puede causar problemas.

Los crecimientos de tejido irregular de la endometriosis pueden inflamarse y sangrar de la misma forma en que lo hace el tejido interno de tu útero cada mes, durante el período menstrual.

Esto puede causar hinchazón y dolor porque el tejido crece y sangra en una zona donde la sangre no puede expulsarse fácilmente.

El crecimiento también puede continuar expandiéndose y causar problemas, tales como:

  • Bloquear las Trompas de Falopio cuando el tejido que crece recubre los ovarios. La sangre contenida dentro de los ovarios puede formar quistes.
  • Inflamación (hinchazón)
  • Formación de tejido cicatrizal y adherencias (tipo de tejido que puede unir los órganos). Este tejido puede causar dolor en la pelvis y dificultar la posibilidad de quedar embarazada.
  • Problemas en los intestinos y la vejiga

Si tienes una enfermedad autoinmune, puede ocurrir que tu sistema inmune no reconozca el tejido extra uterino, y por eso no intente combatirlo.

Diagnóstico

Seguramente el primer paso hacia el diagnóstico de la endometriosis sea el dolor que has comenzado a sentir. Ese dolor intenso llevará a la cita médica.

El doctor realizará en primer lugar un examen pélvico, durante el cual podrá palpar manualmente el área en busca de anormalidades, como quistes o cicatrices en los órganos reproductivos y detrás del útero.

Si la endometriosis produce quistes, éstos se podrán palpar, pero no si son más pequeños.

Seguramente también ordene un ultrasonido, que no ofrecerá un diagnóstico de endometriosis pero ayudará a determinar si hay quistes asociados con esta afección, llamados endometriomas.

El próximo paso será una resonancia magnética, que ofrece una imagen más detallada de la zona afectada. Si se planea una cirugía, el médico tendrá una imagen detallada de la ubicación y el tamaño de los bultos de la endometriosis.

Otra técnica que ofrece una mirada interna más profunda es la laparoscopía, mediante la cual el médico realiza una pequeña incisión en el ombligo para insertar el laparoscopio que ayuda a encontrar tejido endometrial fuera del útero.

Este procedimiento se realiza con anestesia general.

Tratamiento

El tratamiento para la endometriosis varía sustancialmente dependiendo de si la mujer planea o no un embarazo futuro.

Si no se planea un embarazo, por lo general la primera línea de tratamiento son los anticonceptivos hormonales. Estos puede incluir:

Anticonceptivos de ciclo extendido (tienes pocos períodos menstruales al año) o de ciclo continuo (no tienes períodos menstruales). Estos tipos de anticonceptivos hormonales vienen en píldoras o inyecciones y ayudan a detener el sangrado y alivian o quitan el dolor.

Dispositivo intrauterino (DIU) para aliviar el dolor y reducir el sangrado. El período de efectividad del DIU hormonal para evitar el embarazo dura hasta 7 años. Sin embargo, el DIU hormonal no alivia el dolor ni reduce el sangrado causado por la endometriosis por un tiempo prolongado.

El tratamiento hormonal funciona sólo mientras lo tomes y es óptimo para las mujeres que no tienen dolores ni síntomas graves.

Si estás intentando quedar embarazada, tu médico puede recetarte un agonista de GnRH. Este medicamento inhibe la producción de hormonas responsables de la ovulación, del ciclo menstrual y del crecimiento de la endometriosis. Este tratamiento causa una menopausia temporal, pero también ayuda a controlar el desarrollo de la endometriosis. Cuando dejas de tomar el medicamento, el ciclo menstrual se reanuda y tienes más posibilidades de quedar embarazada.

Cirugía

La opción de la cirugía por lo general se elige cuando los síntomas son graves, cuando el tratamiento con hormonas no causa alivio, o si tienes problemas de fertilidad.

Durante la intervención, el cirujano puede detectar diferentes áreas de endometriosis y extirpar los parches de endometriosis. Después de la cirugía, suele reiniciarse el tratamiento hormonal, a menos que estés intentando quedar embarazada.

Usualmente los médicos recomiendan medicamentos para el dolor de venta libre como ibuprofeno o naproxeno, para calmar el dolor de la menstruación que es más agudo si la mujer tiene endometriosis.

A veces también se sugiere combinar los analgésicos con terapia hormonal si no se planea un embarazo en el horizonte.

Los síntomas de la endometriosis desaparecen después de la menopausia, a medida que el organismo deja de producir la hormona estrógeno, lo que genera que se reduzca dramáticamente el tejido endometrial.

Aunque el diagnóstico de endometriosis dificulta el embarazo, sí es posible que las mujeres con endometriosis queden embarazadas.

Endometriosis y otras afecciones

Estudios indican que hay un vínculo entre el desarrollo de endometriosis y otras afecciones, tales como:

  • Alergias y asma
  • Enfermedades autoinmunes como lupus o esclerosis múltiple, que se presentan cuando el sistema inmune del organismo, que naturalmente protege al cuerpo de enfermedades, “enloquece” y ataca a las células sanas.
  • Sindrome de fatiga crónica y fibromialgia
  • Cáncer de ovarios y cáncer de mama

Fuente: Hola Doctor

Deja tu comentario:

Botón volver arriba