Ciencia & Tecnología

Qué decir (y qué no) a una familia que ha perdido un bebé

Un “dolor profundo”, así es como la modelo Chrissy Teigen, de 34 años, describió la pérdida de su tercer hijo con el músico John Legend.

A través de un mensaje en Instagram, Teigen contó a principios de octubre que estaba a mitad del embarazo y que acababa de pasar una revisión en el hospital cuando su hijo Jack murió.

El aborto espontáneo es la causa más común de la pérdida de un bebé durante el embarazo.

Los estimaciones varían, pero según cita en su página la Organización Mundial de la Salud (OMS), se cree que el porcentaje de mujeres que saben que están embarazadas y pierden a su bebé es de entre el 10% y el 15%.

Además, al año 2,6 millones de bebés nacen sin vida en el mundo.

Aún así, a la mayoría de nosotros nos cuesta encontrar palabras de consuelo para los padres que sufren una pérdida.

“Estamos conmocionados y sufriendo un tipo de dolor del que solo has escuchado hablar, la clase de dolor que no has sentido antes”, publicó Teigen en su cuenta de Instagram.

Y, lamentablemente, se trata de un dolor del que a todos nos cuesta hablar.

Regresar a la normalidad

“Si alguien nunca ha perdido un bebé, no puede entender lo que has vivido”, dice Louise.

Su hijo, Ellis, falleció cuando cuando tenía cuatro días a causa del síndrome de muerte súbita del lactante, término que se utiliza para un bebé aparentemente sano que muere de forma repentina.

“Los desconocidos no sabían qué decir”, explica.

Louise cuenta lo doloroso que fue perder a su bebé cuatro días después de que nació.© LOUISE BARRETT Louise cuenta lo doloroso que fue perder a su bebé cuatro días después de que nació.

“Un cliente en el trabajo me dijo: ‘No te preocupes, todavía eres muy joven, puedes tener otro bebé”.

“Lo que implicaba que la vida del bebé no era importante”.

“Nuestros amigos y familiares siempre estuvieron allí para nosotros. Mientras estuviesen allí, no importaba realmente que supieran o no qué decir“.

“Hablas de otras cosas. Se trata de recuperar la normalidad después de pasar por una experiencia tan horrorosa”.

Busca las palabras

A veces la gente no sabe qué decir, por eso no dice nada.

Y eso, dice Kate Marsh, una partera que traja con la ONG Tommy —una organización que brinda apoyo e información a los padres que han sufrido esta clase de pérdidas— es lo peor que puedes hacer.

“Mucha gente tiene dudas sobre lo que debe decir. Muchos temen decir algo equivocado o empeorar la situación”.

“Lo más importante, definitivamente, es decir algo“, explica.

“Idealmente, decir algo como ‘siento que te haya pasado esto'”

Usa el nombre del bebé

Reconocer el nombre del bebé —y usarlo— puede también ser importante.

Es importante reconocer la vida del bebé que perdieron sus padres.© Getty Images Es importante reconocer la vida del bebé que perdieron sus padres.

“Si mencionas el nombre del bebé y se ponen a llorar, ten la seguridad de que no has dicho nada malo”, dice Marcia Jones, que trabaja para la línea telefónica de ayuda de organización The Lullaby Trust, que brinda apoyo a los padres que han sufrido una pérdida.

“Es lo que les está pasando en ese momento. El dolor está todavía muy fresco”, explica.

Envía un mensaje

Si prefieres no hablarlo en persona, puedes mandar un mensaje.

La recomendación es que sea corto y que en él se reconozca aquello por lo que ha pasado.

“Puedes luego enviarle luego un texto o un mensaje a un espacio más personal para ofrecerle tu apoyo”.

Ponte a su disposición

Los expertos dicen que, si les ofreces ayuda, debes ser coherente y cumplir.

Hacerles la compra, limpiar o pasear al perro perro son formas simples de demostrar que te importan.

No tengas tanto miedo de decir algo equivocado y que eso te haga evitar verlos, dice Jones.

“El duelo no es una enfermedad”.

Louise concuerda, y dice que saber que la gente reconoce a tu bebé y su vida es “lo que más importa”.

“Siempre quise que la gente dijera su nombre”, explica.

“Ellis vivió, fue parte de nuestra familia y todavía lo es”.

Fuente: BBC

Deja tu comentario:

Botón volver arriba