Ciencia & Tecnología

“Invertimos tanto esfuerzo en el avance de la tecnología que no prestamos atención a los cambios que se producían en nuestro cerebro”

De tanto discutir cuándo la tecnología iba a sobrepasar nuestras capacidades, perdimos de vista que las máquinas se estaban enfocando en conocer nuestras debilidades.

Es la base que sustenta un concepto que está resonando en Silicon Valley y que se conoce como human downgrading, “degradación humana” en español.

Fue acuñado por el científico informático Tristan Harris y su socio Randima (Randy) Fernando, cofundadores del Center for Humane Technology (CHT, Centro para la Tecnología Humana), una organización sin ánimo de lucro cuya misión es “revertir la degradación humana” y “realinear la tecnología con nuestra humanidad”.

En el reciente documental de Netflix The Social Dilemma (“El dilema de las redes sociales”) Harris y Fernando exponen esta cuestión, estrechamente ligada a la llamada “economía de la atención”, o cómo las empresas monetizan nuestra atención a través de las redes sociales y otras tecnologías digitales.

Fernando, director ejecutivo del CHT, cree que la tecnología debería ser “más humana”. En esta entrevista con BBC Mundo explica por qué.

Fuente: BBC

Deja tu comentario:

Botón volver arriba