Opinión

El pensamiento postmoderno en la administración actual

El avance de la humanidad en términos históricos, materiales y espirituales está relacionado con la capacidad del hombre en su condición de actor clave en la transformación de su entorno. La experiencia acumulada por generaciones ha hecho capaz al hombre de crear r sus instrumentos de trabajos con los cuales ha podido cambiar su ambiente natural y social.

Desde la sociedad primitivas, los procesos de producción han ido mejorando y aumentado la productividad de las diferentes unidades de producción, facilitando la rentabilidad social y la especialización del trabajo a lo largo de todas las épocas.

El origen del capitalismo se caracterizó por un flujo de comercio entre las naciones que implicó el incremento de las exportaciones e importaciones, la expansión territorial y el surgimiento de colonias para garantizar el flujo de materias primas dando pie a la acumulación originara de capital. De ahí surgió la necesidad de nuevos paradigmas administrativos destinado a promover la gestión de los recursos.

El primer paradigma en el proceso de gestión administrativa es la descentralización de la autoridad feudal y los procesos productivos, en pequeñas unidades productivas, donde el vasallo conquistó el derecho a gestionar y gobernar su propio territorio.

Este nuevo modelo de gestión es complementado con el paradigma de una ética luterana que promovía la combinación entre actividad licita y la acumulación de riquezas, como resultado de las actividades de producción y comercio que se realizaban en la época.

El invento de la máquina de vapor por James Watt (1765-1769) y el uso del carbón como fuente de energía, dio lugar al aumento vertiginoso del modo de producción capitalista, que implicó un aumento exponencial de la creación de bienes en las fábricas.

 Ese vertiginoso cambio derivó en una nueva realidad industrial con nuevos paradigmas para dar repuesta eficiente y eficaz a la compleja situación que implicaba gestionar nuevos procesos en las empresas.

La primera revolución industrial desarrollada (1780-1850), caracterizada por el desarrollo de la industria textil y siderúrgica, se caracterizó por gestionar los procesos a partir del paradigma de reducción costos de producción, la finalidad era aumentar la rentabilidad a través de la disminución de los salarios y especialización de los trabajadores en actividades y tareas destinadas al aumento de la productividad.

La segunda revolución industrial (1850-1914), caracterizado por cambios en los procesos de industrialización, así como innovaciones técnicas que implicaron el uso de nuevas fuentes de energías (gas, energía eléctrica, petróleo), sistemas de transporte (ferrocarril, avión, automóvil) y formas de comunicación (radio, televisión), demandaron paradigmas administrativos acorde con ese proceso disruptivo.

En esta época en el cual la mecanización de los procesos productivos, al igual que las mejoras en las líneas de producción y el diseño de estructuras generales para las organizaciones demandó el surgimiento de un nuevo paradigma conocido como Teoría Científica de la Administración, sustentada en los principios que rigen la aplicación de los métodos y el uso de las herramientas de trabajo.

Además, resulta importante enfatizar el paradigma de la teoría burocrática manera de organizar los procesos en las organizaciones para lograr el más alto nivel de eficiencia y control efectivo de los colaboradores internos.

La tercera revolución industrial, también bautizada como la Sociedad de la Información (1970-1980) caracterizada por grandes descubrimientos tecnológicos y científicos en actividades como la energía, las comunicaciones y la informática, comunicación digital, investigación y desarrollo e innovación industrial, benefició a países como Estados Unidos, Japón y algunos europeos.

En este contexto surgen nuevos enfoques en el pensamiento administrativo para gestionar los cambios que se producen en las industrias a nivel global, destacándose el paradigma del desarrollo organizacional, la teoría de los sistemas complejos, así como la teoría de la contingencia, la teoría del caos determinista y la teoría basada en los recursos y la diversificación.

El propósito del pensamiento administrativo postmoderno ha consistido en buscar soluciones a nuevas realidades presentes en los mercados y las organizaciones.

En efecto, los retos han sido gestionar de manera eficiente el desarrollo tecnológico, la globalización de los mercados, la competitividad, el trabajo en equipo y la administracion por objetivos y resultados, calidad total y reingeniería de los procesos.

La sociedad actual vive una cuarta revolución industrial, que inicio a principio del siglo XXI, en la cual los modelos físicos, biológicos, matemáticos y el conocimiento humano convergen con las tecnologías digitales.

El propósito ha sido transformar los modelos industriales, junto los procesos de producción, la forma de comercialización y consumo e impactando los estilos de vida de millones de seres humanos. Es el momento donde los robots, y la inteligencia artificial se integran en sistemas de producción y ciber físicos para lograr transformaciones radicales en las empresas y un crecimiento exponencial en la producción de servicios y productos.

Como se sabe el surgimiento de las máquinas de producción y transporte masivo transformó la humanidad, a lo que se le suma hoy los datos procesados por la ayuda de la inteligencia artificial que tienen como propósito salvar el mundo de sus grandes amenazas e incertidumbres.

En este contexto, cabe preguntar ¿ cuáles serán los nuevos paradigmas en el pensamiento administrativo para gestionar una sociedad caracterizada por la generación de grandes volúmenes de datos, procesos de producción automatizados, uso intensivo de tecnologías digitales, el uso eficiente nuevas fuentes de energías, la interconexión y movilidad, así como de instrumentos de trabajo físico que se apoyan en el desarrollo de tecnologías de punta y el uso de inteligencia artificial para toma decisiones?.

Esta nueva realidad donde los físico, digital e industrial han transformado una economía en el cual interactuamos comprando productos y servicios. Se requiere nuevos pensamientos y paradigmas administrativos, el futuro de la gerencia estará relacionado en un pensamiento administrativo binario, sustentado en el uso intensos de los recursos digitales en los instrumentos físicos de producción, así como la transformación automatizada de las materias primas.

Es momento de repensar los paradigmas de los diferentes pensamientos administrativo que explicaban el funcionamiento de las empresas de la tercera revolución industrial. En el futuro cercano el nuevo pensamiento administrativo debe estar orientado a cómo gestionar empresas inteligentes, usando inteligencia artificial para la racionalización de procesos de producción con instrumentos físicos generadores de datos.

Finalmente, el surgimiento de una teoría de administracion que nos ayude analizar, describir y explicar las organizaciones empresariales del futuro, en las cuales los obreros serán robots, los procesos de producción estarán totalmente robotizados y generando miles de millones de datos Geop-Byte.  De hecho, es esa nueva realidad los procesos administrativos y financieros estarán a la orden del día para tomar las decisiones estratégicas y gerenciales muchas de las cuales serán recomendadas por plataformas desarrolladas en base a la  inteligencia artificial como ChatGPT.

Por. Leonel A. Rivas. MStat.

CEO. Mercadometria, SRL

Deja tu comentario:

Botón volver arriba