Internacionales

EE. UU. emite alerta antiterrorista por riesgo de violencia de “extremistas” dentro del país

Por primera vez El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos emitió el miércoles una alarma antiterrorista por riesgo persistente de violencia a lo largo del país, impulsada por extremismo interno con motivaciones ideológicas. La alerta advierte que el asalto al Capitolio el pasado 6 de enero, tras el rechazo de algunos grupos violentos a la elección del presidente Joe Biden, puede instar a un escenario de ataques adicionales.

Estados Unidos emite una alarma antiterrorista, pero esta vez no está motivada por amenazas de terrorismo internacional sino por extremismo dentro de su propio país.

El sistema Nacional de Asesoramiento sobre Terrorismo del Departamento de Seguridad emitió una alerta antiterrorista, debido a que podría enfrentar una mayor amenaza de violencia doméstica durante semanas por parte de extremistas, entre ellos supremacistas blancos. El aviso de riesgo tendrá vigencia al menos hasta el próximo 30 de abril.

Aunque no apunta a un ataque inminente vinculado a un hecho específico, señala “un entorno de mayor amenaza”. Asegura que las motivaciones van desde ira por las restricciones impuestas para tratar de contener la pandemia del Covid-19 y el uso de la fuerza por parte de la Policía, hasta los resultados de las elecciones presidenciales de 2020 que dieron la victoria a Joe Biden, instados por informaciones infundadas sobre un supuesto fraude electoral.

“El asalto del 6 de enero al Capitolio, las trágicas muertes y la destrucción que ocurrieron subrayaron lo que sabemos desde hace mucho tiempo: el aumento del extremismo violento doméstico es una amenaza seria y creciente para la seguridad nacional. La administración Biden enfrentará esta amenaza con los recursos necesarios “, dijo afirmó el portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki.

El boletín también cita “tensiones raciales y étnicas de larga data, incluida la oposición a la inmigración”, como impulsores de los posibles ataques. Todo instado por “extremismos ideológicos”. El documento destaca los delitos motivados por el odio racial o étnico, como los hechos ocurridos en 2019 contra los hispanos en El Paso, Texas.

La alerta representa un cambio de enfoque notable dentro del Departamento de Seguridad que durante el Gobierno del expresidente Donald Trump fue acusado de rehusarse a reconocer tales riesgos y actuar para prevenirlos.

“Este paso está muy retrasado, pero aplaudo a la Administración Biden por tomarlo”, dijo el senador Mark Warner, el principal demócrata del Comité de Inteligencia del Senado.

La advertencia fue publicada luego de que la semana pasada Biden ordenó a su Administración que realizara una evaluación completa del riesgo de terrorismo interno. La evaluación continua a cargo de la Oficina del Director de Inteligencia Nacional en coordinación con el FBI y el Departamento de Seguridad Nacional, según afirmó el portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki.

Habitualmente el Departamento de Seguridad Nacional emite solo uno o dos boletines de advertencia al año y han alertado principalmente sobre amenazas de grupos terroristas extranjeros. El último fue emitido por el anterior Gobierno, en enero de 2020, que declaró a Irán patrocinador estatal del terrorismo y designó al Cuerpo de la Guardia Revolucionaria de Irán como una organización terrorista extranjera.

El riesgo a la Seguridad crece tras el asalto al Capitolio

La alarma antiterrorista advierte que los hechos violentos contra el Legislativo estadounidense el pasado 6 de enero pueden instar a la repetición de situaciones similares contra las autoridades y los edificios gubernamentales a lo largo del país.

“La información sugiere que algunos extremistas violentos motivados ideológicamente con objeciones al ejercicio de la autoridad gubernamental y la transición presidencial, así como otras quejas percibidas alimentadas por narrativas falsas, podrían continuar movilizándose para incitar o cometer violencia”, asegura el comunicado.

Un funcionario de inteligencia involucrado en la redacción del documentos dijo que la decisión de emitir el informe fue impulsada por la conclusión de que la toma de posesión pacífica de Biden la semana pasada podría crear una falsa sensación de seguridad, ya que “la intención de participar en la violencia no ha desaparecido” entre los extremistas enojados por el resultado de las elecciones presidenciales.

La juramentación del actual mandatario se produjo bajo un escenario sin precedentes con medidas de seguridad más estrictas de lo usual, que incluyeron el despliegue de más de 20.000 soldados de la Guardia Nacional. Las autoridades han informado que alrededor de 5.000 uniformados permanecerán en Washington durante las próximas semanas, en momentos en que Trump enfrenta su segundo juicio político en el Senado, acusado de “incitar a la insurrección” por presuntamente motivar a la turba que atacó el corazón de la democracia estadounidense.

Trump pasó dos meses asegurando sin evidencias que su derrota en las elecciones presidenciales de noviembre fue el resultado de un fraude electoral generalizado. Los tribunales de distintos estados descartaron sus denuncias.

Michael Chertoff, exsecretario de Seguridad Nacional, quien sirvió durante la presidencia de George W. Bush, dijo que los ataques de extremistas nacionales de extrema derecha no son nuevos, pero que las muertes atribuidas a ellos en los últimos años en Estados Unidos han superado a las vinculadas a yihadistas como al-Qaeda. “Tenemos que ser sinceros y afrontar cuál es el riesgo real”, afirmó.

Hasta el momento, las autoridades federales han acusado a más de 150 personas por el asedio al Capitolio, incluidas algunas con vínculos con grupos extremistas de ultra derecha como los llamados Tres por ciento y los Guardianes de Juramentos.

Fuente: France24

Deja tu comentario:

Botón volver arriba